Walt Disney: El eterno soñador

Walt Disney

 

Atreverse a correr el riesgo de cumplir un sueño debería considerarse la hazaña más grande que cualquier persona en este planeta pudiera hacer.

Por muy pequeña que pudiera ser su obra, esta formará parte de las grandes diseñadas para maravillar y conquistar al mundo.

Este pequeño punto azul, como lo denominara en su momento Carl Sagan, nos da cada día una nueva oportunidad para alcanzar al éxito y esto lo entendió un estadounidense que revolucionó al mundo de la cinematografía.

Pero como todo emprendedor no la tuvo fácil y en ese momento cuando tenemos grandes ideas y muchas de ellas dispersas necesitamos de herramientas o fuentes que nos sirvan de inspiración para lograrlas moldear a nuestro modo.

Y es precisamente ese ímpetu lo que caracterizó siempre a Walt Disney, quien a la edad de 16 año se fue a una Europa agobiada por la guerra para buscar su musa, esa que le permitirá dejar su nombre marcado para siempre en la historia.

Disney tuvo su humilde inicio 1901 en Chicago, la ciudad que vio nacer a quien por ahora era tan solo un ciudadano más. Durante su adolescencia se dedicó a viajar entre el viejo y el nuevo continente en búsqueda de material que permitiera concebir su obra maestra.

Ya con ideas más claras, regresó y en 1923 funda con su hermano Roy una productora de dibujos animados que a principio ofrecía material de este tipo pero publicitario. Poco tiempo pasó para que el éxito llegará y una vez lograda la primera meta impuso una nueva marca, elevar la apuesta y hacer que todo el mundo conociera lo que hoy es The Walt Disney Company.

Blancanieves fue la primera joya de la corona y aún en tiempos actuales sigue siendo insignia de la empresa. Walt Disney tenía una visión clara, por eso se rodeó de personas de importancia, grandes dibujantes de renombre para la creación de cada una de sus eternas historias, la cumbre la lograría con Mickey Mouse, el ratón a quien le debe haber sido perpetuado en el tiempo.

Disney entendió que para lograr concretar su idea debía indagar en cada rincón la esencia que sirviera para que su fórmula mágica estuviera completa y amén de esa metáfora, sus recurrentes viajes a Europa en búsqueda de historias sensacionales le ayudaron a instaurar el imperio que hasta la fecha sigue maravillando al mundo.

Limitar su idea nunca fue su objetivo pero, para elevarla, recurrió a diferentes formas para hacerla salir desde lo más recóndito de su mente, y es esto la base de todo creador o emprendedor. Buscar, aprender y aplicar. Solo así podrás asegurar el futuro que te quieras labrar.

Soy un productor audiovisual, fotógrafo, cineasta y actor de teatro enamorado del Social Media. Me desenvuelvo entre las tablas y el mundo 2.0. Sígueme en Twitter @VelasquezLuis54

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!