Toma nota para aprender ser asertivo y no callar lo que sientes (Parte VI)

Toma nota para aprender ser asertivo y no callar lo que sientes (Parte V)

Toma nota para aprender ser asertivo y no callar lo que sientes (Parte V)

¡En hora buena!  hemos llegado al final de estas recomendaciones para ser asertivo, fue un largo y calmado camino. Espero te hayan sido de provecho y comiences a usar esta habilidad para tu bienestar interno y con tu mundo exterior. Sigamos con los últimos consejos:

  •  Contagia tus emociones

Aunque no lo creas las emociones se tal cual resfrió o virus. Si quieres un mejor resultado debes cuidar este aspecto. No deseas que la otra persona se enoje y se tome las cosas a mal, pero si llegas con este estado de ánimo ten por seguro que esto pasará. Si lo que quieres calma y compresión debes llegar siendo e portador de estos sentimientos.

Para saber usar esta reacción natural, fortalécela con la práctica de hablar desde el “yo” y no desde el “tú”.  Tu eres el dueño de tus emociones, nadie te podrá decir que eso no es lo que sientes. Y que esto sea la razón de la discusión es muy difícil.

Cuando expresas lo que sientes, la gente se contagia de ellas porque nace en el receptor cierta empatía, ya que ellos también conocen las emociones a la que haces referencia.

Muy pocas personas suelen estar en conocimiento de las reacciones que provocan en las demás personas sus acciones por eso el ponerlos al corriente puede darles una idea e incluso llevarlos a la reflexión.

Repasemos entonces lo de contagiar las emociones usando hablar desde el “yo”:

-Me causa expectativa y emoción cada vez que prometes que me llamarás, sin embargo, cuando no lo haces me siento ignorada y algo ofendida.

Es distinto el caso contario desde el “Tú”:

-Siempre dices que vas a llamar y no lo haces, eres un mentiroso por incumplir tus promesas.

El describir tus emociones, le ayudará a la gente tener una mejor compresión de lo que te incomoda, logrando que se encuentren más receptivas a lo que pides.

  • Controla tu lenguaje corporal

  Como en el punto anterior de contagiar las emociones es importante cuidar nuestro lenguaje corporal pues con él podemos trasmitir señales agresivas que pueden hacer que se malinterpreten lo que queremos comunicar.

Tu postura no debe mostrar que está a la defensiva ni al ataque porque en esto se fijará la otra persona en vez de a intención de tu mensaje.

Este es el fin de las recomendaciones, pero no es el fin para la asertividad, como todo para que siempre esté al máximo debe practicarse siempre y quizás tú mismo encuentres tu forma personal de practicarla.

Entusiasta emprendedor, socio fundador de Plan Emprendedor y blogger activo viviendo cada día el reto de superarme a mi mismo.

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This