Relajación mental para la toma de buenas decisiones y base de la voluntad

Relajación mental para la toma de buenas decisiones y base de la voluntad

Relajación mental para la toma de buenas decisiones y base de la voluntad

Todo emprendimiento inicia a partir de una idea o visión de una vida mejor y la realización de sueños que han sido planteados a lo largo de nuestro desarrollo en la vida. A partir de esto, es que puedes mantenerte motivado en el camino que debes recorrer para llegar a la cima de lo que quieres realizar. Gracias a ello puedes mantenerte en movimiento. Esta motivación que nos mantiene en el correcto camino para seguir haciendo todo lo requerido para alcanzar nuestras metas, va aunado a la voluntad.

Según el portal web definicion.de la voluntad no es más que es la potestad de dirigir el accionar propio. Se trata de una propiedad de la personalidad que apela a una especie de fuerza para desarrollar una acción de acuerdo a un resultado esperado. La voluntad implica generalmente la esperanza de una recompensa futura, ya que la persona se esfuerza para reaccionar ante una tendencia actual en pos de un beneficio ulterior.

La fuerza de voluntad hace referencia a una capacidad que tenemos los seres humanos de sobreponernos a aquellos deseos que nos pueden generar nocivas consecuencias en nuestra existencia.

Teniendo claro el concepto de voluntad, tocaré un tema al cual no le prestamos la atención debida y es la importancia de tener una mente relajada para así poder tomar las mejores decisiones, según las condiciones dadas y mantener la voluntad constante de querer seguir haciendo lo que sea requerido para obtener un resultado esperado.

Cómo funciona la divagación mental

Para nadie es desconocido que las acciones nacen a partir de las ideas y que tú no haces algo si esta idea no surge primero en la mente. El inconveniente está que en la mente se mueven cientos de ideas de manera subconsciente (esa voz que muchas veces escuchamos en las profundidades de nuestro cerebro).

Cuando te das cuenta piensas en las deudas, la presión de tus jefes, la comida, en esa persona que te trato mal, la incertidumbre que tienes al no tener el dinero para comprar la casa, en que los hijos crecen y te quedas solo, y muchos pensamientos más. Todos ellos nadan libremente en el océano de tu mente, sin ningún propósito.

En medio de esta gran cantidad de pensamientos circulan asuntos no resueltos, preocupaciones, temores, pasiones ocultas; lo cual te llena de ansiedad al no poseer una idea concisa y clara de cómo proceder. Lo ideal es que respires, aumentes la consciencia acerca de la situación por las que estás pensando, y entonces aumentará la voluntad.

Para ello, es imperativo tener como hábito el poseer una relajación mental tal que nos permita mantenernos enfocados de forma positiva hacia nuestros objetivos.

Relajando la mente para mayor claridad

La relajación mental consiste en que a través de sentarte, respirar, y vigilar los pensamiento que circulan por tu mente. En la medida que inundas tu mente de oxígeno, y que te das de cuenta que esos pensamientos no te lucra en nada, entonces la actividad mental empieza a disminuir, disminuyendo la ansiedad y la sensación de malestar.

Con una mente más relajada, puedes enfocar mejor tu pensamiento, y pensar con claridad, sin confusiones, acerca de las decisiones que debes tomar. Cuando tú tienes claro qué debes hacer, y te encuentras confundido, entonces eres menos víctima de los impulsos, y tiendes a realizar lo que te propones.

Antes que la confusión inunde tu mente, separa el espacio, siéntate, empieza a respirar, empieza a ser consciente de lo que estás pensando, y piensa que nada de ello es realmente importante. Repite una y otra vez: “Estoy relajado, soy fuerte, soy capaz, puedo lograr lo que me proponga, no soy lo que estoy pensando, soy lo que quiero hacer”.

Ten en consideración lo siguiente: si en tu mente hay una fuerte emoción de ira, miedo, o tienes el deseo de satisfacer un vicio, debes apartarte y preguntar qué consecuencias viene de dejarse llevar, y si aceptas las consecuencias, y si no es así, entonces rechaza ese pensamiento.

No te levantes hasta tener un pensamiento tranquilo y enfocado. Nada bueno surge de una mente confundida. Es mejor un solo acto que nace de una mente clara y enfocada, que 100 acciones accionadas por una mente confundida. Incluso una sola acción de una mente confundida, causa mucho daño.

Al tener claro qué es lo que debes de hacer, y al haberte librado de todos esos pensamientos llenos de confusiones y temores; entonces lo que queda es todo tu potencial. Ten en cuenta que en tu mente lo que debes sembrar es que puedes hacer muchas cosas, que ahora estás claro acerca de lo que debes hacer y cómo lograrlo.

Tip

Piensa que eres fuerte, de que eres capaz, deja eso muy claro en tu mente, y a partir de ese momento dejarás de sabotearte a ti mismo, de sentir depresión, tristeza o estrés. Sabes que si actúas de cierto modo, llegará el momento que consigas lo quieres lograr, y al lograrlo, sabrás que puedes muchas cosas.

Fuentes varias

Emprendedora y Periodista en constante aprendizaje y crecimiento.
Me encanta hablar de emprendimiento y éxito, ¿por qué? #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This