Potenciando el código de excelencia: Aprendizaje constante en emprendedores

Potenciando el código de excelencia: Aprendizaje constante en emprendedores

Potenciando el código de excelencia: Aprendizaje constante en emprendedores

Para hacernos más especialistas en un área en la cual nos quedamos desempeñar, es imprescindible que tomemos como constante de hábito el aprendizaje continuo. Una de las actividades que incrementará nuestros conocimientos en el ámbito al cual queramos desenvolvernos, sin duda alguna es la de alimentar al cerebro con la información pertinente.

El emprendedor no se escapa de esta premisa. Es una persona que ya por definición, se atrevió a hacer algo que muchos otros no: iniciar una idea de negocio. Sin embargo, ese es sólo el comienzo. Aunque hay muchos roles que jugar y retos que superar para un emprendedor, hay una herramienta constante que será la clave de su éxito: el aprendizaje. De hecho, aquellos que nos inmiscuimos en este mundo de romper paradigmas, tenemos como baluarte el del aprendizaje constante para potenciar nuestro código de excelencia y por ende, desarrollar de mejor manera nuestras habilidades.

En el momento que un emprendedor deja de aprender, es el momento en que se ha cortado sus propias alas. Aún los talentos innatos precisan pulimiento. Depurar la técnica. En el caso de los empresarios, aquellos que poseen olfato comercial (y especialmente gerencial; no sólo capacidad de aumentar ventas, sino de resolver problemas estructurales y de organización), requieren de una capacitación mínima o complementaria. Si bien es usual rodearse de asesores o profesionales, es bueno tener aunque sea una primera idea antes de acudir al especialista en la materia.

Grandes empresarios como Steve Jobs, Donald Trump, Bill Gates, etc. pasan toda su vida aprendiendo cosas nuevas, sin importar que sean los mejores y que sus empresas sean líderes en el mercado. De eso se trata el emprendimiento, de estar constantemente creciendo, aprendiendo, reinventándonos y superándonos a nosotros mismos

Es por ello que en este texto podrás encontrar las explicaciones neurológicas y emocionales de porqué es importante aprender, y tips de cómo seguir actualizando tus conocimientos.

Estado Mental Fijo y Estado Mental de Crecimiento

En una charla de TED, una psicóloga compartió su investigación sobre el estado mental fijo y el estado mental de crecimiento. Compara como los que tiene un estado mental fijo se desmotivan ante los retos que le son puestos en frente, tienen una actitud de derrota y se creen fallidos ante aquello que no han podido superar. Por el contrario, los de estado mental de crecimiento se hallan en un estado de “todavía no”. Es decir, a pesar de no haber podido resolver bien un reto, continúan su aprendizaje hasta que lo logran.

La información que puede asimilar cualquier persona proviene por dos vías: conocimiento por estudio, y conocimiento por experiencia.

El conocimiento por estudio es el dato empírico, de laboratorio y el que figura en los libros. Son datos perfectamente válidos y asimilables, las leyes y todo tipo de normas, los mecanismos de producción de su fábrica, los mecanismos financieros que opera su empresa. Los que son datos relativos son, por ejemplo, el estudio de libros sobre marketing y estrategia comercial, recetas de mercado para empresas del mismo rubro que la suya, etc.

Mientras que el conocimiento es adquirido por libros, la experiencia es adquirida por la práctica y la vivencia. Y es bastante más valida que el conocimiento, aunque padece del mismo problema: no debemos generalizar porque no todas las circunstancias son similares.

Importancia de la capacitación constante del empresario

Si te pones a hacer un estudio comparativo sobre empresas o emprendedores que han tomado como habito el del aprendizaje constante y quiénes no, podrás encontrar resultados muy interesantes y esclarecedores.

Muchos podrán contestarte “siempre he manejado mi negocio así y siempre ha funcionado bien”, sin embargo también habrá otros a quiénes se les notará una gran pasión por sus negocios y afirmarán estar constantemente participando en eventos, convocatorias, seminarios, cursos, etc.

La mayor parte de los emprendedores padece de desinformación, y esto les resta capacidad para generar nuevos tipos de decisiones. Fundamentalmente, porque generan la empresa y la transforman en un ciclo mecánico, sin demasiadas aspiraciones de crecimiento.

El mundo de los negocios es un entorno extremadamente dinámico y cambiante que exige a los emprendedores y empresarios estar todo el tiempo aprendiendo y reinventándose. Las cosas hoy funcionan de una manera y mañana de otra. Lo que hoy es un éxito, mañana puede no serlo.

En lo que debemos enfocarnos

– Administrativa, contabilidad y finanzas

Muchos son técnicos, sin embargo si no se capacita en la parte contable muy posiblemente no podrá lograr entender la parte contable de su negocio. Es requerido conocer los aspectos mínimos para delegar dicho trabajo en un experto del tema.

–Ventas y mercadeo

Los mercados se han ampliado, hoy podemos vender no solo en nuestra ciudad, podemos hacerlo en nuestro país, a otros países incluso con solo hacer un simple llamado o presentar los productos correctamente en una página web, tanto de productos o servicios.

Estos dos aspectos son cada vez más esenciales, conocer cómo vender y cómo llevar lo que vendemos a otras personas es la base de cualquier negocio, incluso si el producto eres tú mismo.

– Nuevos recursos, Internet y redes sociales

Al igual que los mercados se han expandido, los recursos, los campos en los que tenemos que estar presente para llegar a nuestros potenciales clientes han evolucionado, han cambiado, por lo cual es vital que estemos informados de cómo utilizar y sumar correctamente todo este tipo de información para un mejor funcionamiento de nuestro negocio.

–Mentalidad y desarrollo personal

Sin duda la mentalidad no podía faltar. La mentalidad es una de las partes fundamentales para desarrollar un negocio, son muchos los retos, los desafíos a que un emprendedor se enfrenta día a día, por lo que necesitamos el conocer perfectamente nuestras partes fuertes y débiles y trabajar por mejorar día tras día; solo de esta manera podremos lograr un negocio próspero en todos los sentidos.

– Habilidades y recursos

Las habilidades son la manera o la forma en que utilizamos los diferentes recursos para llevar adelante nuestro negocio, como por ejemplo hablar en público, venderse a sí mismo, Productividad, sistematización o medición y analytics del negocio, etc.

Emprendedora y Periodista en constante aprendizaje y crecimiento.
Me encanta hablar de emprendimiento y éxito, ¿por qué? #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!