Pasando de la escasez a la abundancia

Pasando de la escasez a la abundancia

Pasando de la escasez a la abundancia

Con tantas dificultades y situaciones un tanto engorrosas que se suscitan diariamente, es muy tentador pensar de la manera errada en cuanto a nuestra vida y buena fortuna. Lo cierto es que nuestros pensamientos determinan la manera en que vivimos y si somos prósperos o no.

Recuerda que el pensamiento atrae lo que tienes. Si todo el tiempo te andas quejando y expresando que estás necesitado de algo, automáticamente tu cerebro manda una señal a tus pensamientos para que traiga a tus días más necesidad y formas innovadoras de quejarte por todo lo que te pueda pasar.

Por eso la importancia imperativa de modificar nuestros pensamientos hacia lo positivo, ser optimistas ante cualquier situación para que, nuestra mente, pueda entrar en tregua con nuestro inconsciente y traer abundancia a nuestra vida (siempre y cuando lo pidamos de la manera correcta).

Si nos podemos dar cuenta, muchas personas con dificultades tanto físicas como mentales, han salido adelante a pesar de sus “limitaciones”. El truco está en no desistir de lo que queramos lograr y mantenernos persistentes en la realización satisfactoria de nuestras metas y sueños.

Sin embargo, la pregunta que muchos se estarán haciendo (puede que tú te la hagas a diario), ¿cómo puedo cambiar mi estado de escasez y activar mi cerebro para la atracción de la abundancia? Aquí compartiré dos ejemplos de cómo podemos lograrlo.

-La abundancia de Superman

Christopher Reeve (el actor que interpretó a Superman en los años 70 y 80) se fracturó dos vértebras cervicales al caerse de un caballo y se convirtió en un tetrapléjico. Mas, esto no fue suficiente para detener las ganas de vivir de Christopher; al punto de que algunos de sus trabajos más importantes y destacados se produjeron después del accidente.

El problema real es que nos centramos en las recesiones, el los obstáculos y en cualquier contratiempo que se nos presentan en nuestras vidas. Ni el gobierno, ni la iglesia, ni nadie se van a preocupar más por ti que tú mismo.

Doble  o nada

En la felicidad: sé amable como tus colaboradores, con tus compañeros y con las personas en la calle. Servir a alguien más te convierte en un imán de personas que van a querer relacionarse contigo.

Hacer crecer el negocio: prepárate académicamente, estudia las nuevas tendencias que giran en torno al negocio que te desenvuelves.  Lee libros a cerca de finanzas y economía.

Producto: Impulsa tu producto con una mejor estrategia de marketing.  Invierte más en ello.

Esto es un acto de equilibrio, si quieres más, tienes que doblar. Sé abundante, no te detengas, dobla tu esfuerzo y sé testigo de lo que pasa.

Emprendedora y Periodista en constante aprendizaje y crecimiento.
Me encanta hablar de emprendimiento y éxito, ¿por qué? #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!