Optimismo, la visión del éxito

Optimismo, la visión del éxito

Optimismo, la visión del éxito

El mundo es uno solo, una realidad única diría, algunos si bien existe una cadena de hechos irrefutable, un ajuste en nuestra visión puede ayudarnos a percibir una mejor realidad, esto se llama optimismo.

Éste es simplemente es la capacidad de percibir, ver y analizar las cosas desde su lado más favorable o positivo. Todo en sintonía con lo que se piensa, se auto-programa, y se realiza, desembocando finalmente en el éxito o en la obtención de mejores resultados.

Optimismo no es fantasía

Contrario a lo que muchos creen, un optimista, no es un idealista iluso que fundamenta su estado emocional y su creencia en fantasías. Sino que está plenamente en conocimiento del mundo que lo rodea, todos sus aspectos, circunstancias y vicisitudes, pero sabe que cada uno de estos elementos es aprovechable.

Las personas que se auto-engañan así mismas para evadir situaciones difíciles no son optimistas, sino escapistas. No confundamos a unos y otros.

Alguien que vive en optimismo, se caracteriza por tener un enfoque que lo ayuda a manejarse de una mejor y más efectiva manera en la realidad que le tocó vivir. En otras palabras, en un constructor consiente de su psropia realidad.

Como ves el optimismo y la actitud positiva están estrechamente relacionadas.
Actitud optimista

Como la mayoría de las cosas buenas, con esta cualidad no se nace, sino que se aprende, por lo tanto, debemos ponernos en marcha para ejercitar nuestro músculo optimista, para ello te dejo las siguientes recomendaciones:

– En la vida hay cosas no tan favorables que nos acontece, pero el analizar esto desde sus aspectos más positivos nos pueden reportar grandes ganancias, especialmente en cuanto a salud de nuestro mundo interior.

Si piensas que surtirá el mismo efecto al hacerlo en caso contrario, reconsidéralo, pues al hacerlo así te estarás programando para lo negativo y pintarás tu realidad de oscuridad. Recuerda que nuestra realidad es una extensión de nuestro interior. Busca siempre soluciones y no problemas.

-Disminuyen las quejas y críticas, nuevamente estás afectan la programación de tu mundo interior. Afectando considerablemente las acciones que emprendas.

– Reconoce y aprecia las cualidades existentes en los demás, esto te ayudará a estar más consciente a la hora de interactuar con ellos.

-Considera que el pedir ayuda no es una debilidad, sino una herramienta que puede aportarte una nueva perspectiva y/o solución.

-Toma las decisiones basándote en lo que es mejor para ti y tu entorno.

-Ten presente cuáles son tus destrezas y habilidades como tus puntos débiles. Esto te ayudará a saber en dónde eres más efectivo y en qué áreas requieres apoyo. Esto sin menospreciarte, pues nadie es perfecto en todo.

-No creas que el fracasar te hace menos optimista, por el contrario, surgir de la adversidad con actitud positiva te vuelve más fuerte. Ya que el sacar las enseñanzas de esa situación es lo que realmente te convierte en un optimista.

Periodista transitando el hermoso camino del emprendimiento y el desarrollo personal.
Creo en la libertad y amo ayudar a construirla #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This