Micromecenazgo, granos de arena para cristalizar una idea

Micromecenazgo, granos de arena para cristalizar una idea

Micromecenazgo, granos de arena para cristalizar una idea

Hasta hace poco, si un emprendedor quería ver su proyecto cristalizado y no contaba con suficiente liquidez debía buscar una financiación, ya fuera por un crédito bancario, préstamos o con un poco de suerte y dependiendo de la naturaleza del plan a ejecutar, una subvención (financiación gubernamental). Pero gracias a que cada vez estamos más conectados e informados y en constante creación de ideas y procesos,  han surgido una nuevas opciones con la que puedes contar. Una de ellas es el crowdfunding o micromecenazgo

Conozcamos al micromecenazgo

Imagina que quieres abrir, digamos una bodega en tu vecindario, y le pides a tus vecinos que te financie con pequeños montos de dinero para montar tu negocio, esto en menor escala, se podría decir que es el micromecenazgo.

Popularmente conocido por su nombre en inglés, crowdfunding, puede definirse formalmente  como una cooperación colectiva para para aportar y recaudar fondos o recursos que vayan en pro de ejecutar una idea o proyecto. Generalmente,  el medio más utilizado para pedir esta ayuda masiva es Internet.

En cuanto a los aportes financieros suelen ser pequeños pero su potencial radica en el número,  al contar con distintas “mecenas’” o personas que realizan esta inyección monetaria. Este término viene del vocablo inglés “crowd”, que se refiere a multitud, y “funding”, que significa financiación.

El micromecenazgo también es conocido como “tercerización masiva” o “subcontratación voluntaria”; porque consiste en externalizar tareas que, por regla general realiza  una empresa contratista o empleados. En cambio trabaja un grupo de personas que fueron convocada de forma abierta por algún medio d comunicación.

Tiene sus antecedentes en los Open Soucer, en donde las personas ofrecían sus trabajos desinteresadamente ya que por lo general eran proyectos creativos y fuera de lo común. El éxito de esto, motivo a evolución hacia lo que ahora conocemos como crowdfunding o micromercenazgo.

Este surge como una opción para financiar proyectos generalmente de cortes creativos, como es el caso reciente de la tubería que transporta cerveza en la ciudad de Brujas en Bélgica. Una idea algo alocada, pero que surge como alternativa para erradicar el tráfico de camiones de esta población  belga, al mismo tiempo que se aseguran de preservar la bebida alcohólica. Un proyecto por los pelos, según muchos, pero que resultó ser lo mejor para este poblado.

Si nos ponemos a pensar, la idea de ser financiados por  muchas personas, no es tan descabellada y menos cuando ya se han dado pruebas de su éxito ¿Qué dices te atreves?

Periodista transitando el hermoso camino del emprendimiento y el desarrollo personal.
Creo en la libertad y amo ayudar a construirla #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!