¿La curiosidad mató o hizo al gato?

-La curiosidad no mató al gato, lo hizo-

“La curiosidad mató al gato”, dice un dicho popular. Sinceramente yo creo que no lo neutralizó, sino que lo hizo. Lo hizo a imagen de conocimiento, experiencia e información.

“Pienso que si perdemos la curiosidad no hay nada; no hay reflexión y, por tanto, no hay conocimiento y no hay ninguna posibilidad de saber, de llegar al final de algo. Sin curiosidad, directamente no estás vivo.” Luis Eduardo Aute

La palabra curiosidad tiene su origen en el latín curiositas, y se define como la intención de descubrir algo que uno no conoce.

La curiosidad es una actitud ante las cosas nuevas y lo desconocidas o poco usuales. No hay nada mejor para describir esta acción, que el vivo ejemplo de los niños, quienes van por el mundo con ojos expectantes y deslumbrados, y quienes se embeben del entorno para luego formular un montón de pregunta acerca de todo y todos, con el fin de saber más sobre eso que les llamó la atención. O simplemente querer participar, experimentar y probarlo.

El comportamiento de curiosidad está estrechamente ligado al ánimo y la receptividad, de lo que se percibe en ese momento por lo cual se encuentra definida por la motivación inicial que nos despierta el objeto de ella. Dependiendo de esto nos dispondremos a un mejor aprendizaje referente a esto.

Ojos curiosos

Especialistas, dicen que la curiosidad es una conducta natural en animales y humanos. En estos últimos, se conjugan diversos factores psicológicos y emocionales que impulsan a la persona a realizar o emprender una búsqueda de información con el fin de llenar sus ansias de conocimiento para validar datos o creencia.

Gracias a este instinto natural, las personas interactúan con su entorno y demás individuos.

Especialistas indican que la curiosidad se encuentra impresa en nuestro ADN como parte de nuestro equipamiento de supervivencia. El tener pleno conocimiento de nuestro terreno y de quienes rodeamos, puede significar una marcada diferencia entre la vida y la muerte si lo llevamos a rasgos más primitivos.

La curiosidad fomenta el aprendizaje y la búsqueda constante de éste. Lo que nos ayuda a convertirnos en personas más cultas o especializadas, referente a eso que nos cause curiosidad y por supuesto nos motive. Por eso, canalizada correctamente puede hacer al gato, en vez de matarlo.

Cuando demasiada curiosidad es perjudicial

“La curiosidad mató al gato” Este adagio hacer referencia a que, si somos personas con un alma inquisitiva, el buscar saciar nuestra sed de conocimiento puede traernos grandes problemas o peligros. Si bien es cierto que en casos extremos esto puede ocurrir, el tener autocontrol y conciencia de lo que es permitido y lo que no, puede ayudar a evitarnos grandes problemas y consecuencias.

Por ejemplo, una persona no puede entrometerse o violar la intimidad de un individuo por la búsqueda de información para saciar su curiosidad. Como revisar su correspondencia, sus documentos personales, espiarlo, hacerle un seguimiento. Son conductas que no son lícitas y mucho menos aceptadas como moralmente correctas. A menos que seas un detective, investigando a un sospechoso en un caso criminal.

El estímulo curioso no tiene fin por eso, el conocernos y saber hasta dónde nos podemos permitir llegar, es objeto clave para que sea una herramienta valiosa para nuestro crecimiento personal.

En nuestra infancia, marcó los puntos de partida para nuestra formación de caracteres, artísticos, sociales, numéricos y profesional. Por eso, ir en búsqueda de lo oculto puede significar encontrar nuevos gustos, vocaciones o dar con una nueva cura para la humanidad. Finalmente, podemos decir que con cautela: “la curiosidad, no mató al gano, sino que lo hizo”

Periodista transitando el hermoso camino del emprendimiento y el desarrollo personal.
Creo en la libertad y amo ayudar a construirla #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This