Humildad: ingrediente imperativo para triunfar

Humildad ingrediente imperativo para triunfar

Humildad: ingrediente imperativo para triunfar

En estos últimos años una nueva ola de emprendedores ha hecho eco y hemos tomado sus más grandes enseñanzas para poder llevar a cabo nuestras ideas. Nombres como Steve Jobs o Arianna Huffington, han construido una reputación basándose en un estilo propio.

Sin embargo, en un mundo donde el éxito y los buenos logros se pueden subir a nuestra cabeza, dejando salir la mayor arrogancia jamás conocida, la humildad juega un papel vital en el camino del emprendimiento y del éxito. Pues resulta que ésta es esencial y de hecho es justo el ingrediente que le falta a muchos negocios.

La humildad es la ausencia de soberbia y arrogancia. Es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades para actuar de acuerdo a tal conocimiento. Es una de las características principales de las personas modestas, que no se sienten ni más ni menos que sus semejantes (independiente de cuán lejos hayan llegado en su vida).

Un estudio realizado por la University of Washington Foster School of Business arrojó que las personas humildes tienden a ser líderes más efectivos y a la vez, cuentan con más probabilidades de ser mejores tanto a nivel individual como de equipo.

La humildad es un estudio sobre la percepción y el conocimiento que tienes de tu propia persona. Ésta hace que la gente sea más sincera, compasiva y caritativa.

Los líderes que la poseen están conscientes de sus fortalezas y debilidades por lo que son seguros de sí mismos sin ser vanidosos, tienen mente abierta sin caer en la obstinación y apoyan sin ser sumisos.

Mas, ¿qué es lo que hace que una persona sea humilde? A continuación compartiré contigo las tres características principales y/o elementos esenciales en la que ésta aplica directamente a tu efectividad como líder y emprendedor.

  • Sabe escuchar

El poder escuchar es el corazón de todas las relaciones exitosas ya que esto indica no solo que eres receptivo sino que también respetas la opinión de los demás.

Los emprendedores humildes solicitan retroalimentación inmediata de clientes y compañeros. Eso aumenta la moral de los empleados y desarrolla lealtad en los mismos. El escuchar funciona mejor en conversaciones cara a cara, pero también existen prácticas de escucha digitales que pueden mejorar enormemente la comunicación.

  • Pruebas de humildad

La humildad nunca asegura que algo está bien. Los líderes característicos de ésta ponen a prueba sus instintos y a la vez están dispuestos a evidenciar sus hipótesis también.

Probar no tiene que ser complicado para ser eficaz. Una de las formas más fáciles para empezar a hacerlo, sin importar tu tamaño, es probar tu servicio al cliente.

  • Admitir errores

Errar es humano. Reconocer que te has equivocado es una gran forma humildad. Como líderes pensamos que aceptar un error es una señal de debilidad y la verdad es que es un acto admirable lleno de generosidad. Aceptar que no hiciste las cosas bien o que no sabes todo, deja el ego a un lado por el bien del desarrollo personal y de la empresa.

Pedir ayuda no solo demuestra buena disposición de emprender, también favorece a que otros brillen. Además, el reconocimiento de un error hoy previene una recuperación difícil mañana, así que la siguiente vez que tropieces, admítelo. Tu modestia será recompensada.

Emprendedora y Periodista en constante aprendizaje y crecimiento.
Me encanta hablar de emprendimiento y éxito, ¿por qué? #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!