Ésto es lo que jamás tienes que decir en una negociación

negociación

 El proceso de negociación siempre va a existir en las experiencias comerciales de toda índoles, sea por un aumento de sueldo, un acuerdo de cooperación o sociedad, o intercambio de bienes y o servicios, es algo que un emprendedor jamás podrá eludir.

Durante este momento de acuerdos, es importante obviar ciertas frases que podrían perjudicar notablemente el flujo exitoso de tu negociación.

  1. Yo necesito, te necesito

 Por más que necesites a esa persona, servicio o cliente para llevar a cabo tu proyecto. Hacerle saber esto, te quita poder y te pone en una clara desventaja, pues la otra parte ya sabe que te tiene en sus manos y sus exigencias podrían aumentar aprovechándose de esta debilidad.

  1. Decir un precio más bajo de lo que consideras

El temor a perder un cliente o no agradarle, puede llevarte a cometer este error. A la larga esto trae consecuencias peores, pues estás ofreciendo un trabajo por debajo de lo que debería costar y repercutirá directamente en tu ganancia y o capital.

Pon el precio que consideres justo, teniendo en cuenta, tiempo, materiales, esfuerzo, mano de obra y técnica. Tampoco vayas a poner precios irreales. Todo debe ser adaptado al mercado que opera en ese momento.

  1. Me parece estúpido lo que me ofreces

Si bien algunas ofertas no son lo que deseas, encarar a una persona, y decirle directamente que su trabajo es tonto, es una agresión directa que puede caldear los ánimos y hacer que la negociación se vuelva pesada y termine en fracaso o con tratos pocos ventajosos.

  1. Al final yo soy el que tomo la última decisión.

Aunque esta sea una gran verdad, y tú seas el que tenga la última palabra, no se debe decir, pues coacciona a la otra parte, y ya no se sentirá tan segura de querer hacer un intercambio comercial contigo.

  1. Decir palabras ofensivas y/o peyorativas

 Por mucho que se hayan caldeado los ánimos, ofender y agredir,  jamás será una opción, como en la vida, el mundo de los negocios es un pañuelo. Quizás no necesites de esa persona ahora como ella te necesita a ti, pero más adelante pudieran invertirse los papeles. Sea cual sea el resultado de la negociación, siempre debe terminarse cordialmente.

Como recomendación final, siempre debes ir a una negociación con el mejor  ánimo y una actitud positiva. Esto generará una atmósfera cordial desde el principio, y logrará encausar el proceso hacia una transacción exitosa.   Recuerda que nadie querrá hacer negocios con una persona malgeniada y negativa.

Periodista transitando el hermoso camino del emprendimiento y el desarrollo personal.
Creo en la libertad y amo ayudar a construirla #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This