Desarrolla la autodisciplina para los hábitos de éxito (Parte I)

Desarrolla la autodisciplina para los hábitos de éxito (Parte I)

Desarrolla la autodisciplina para los hábitos de éxito (Parte I)

Constantemente nos encontramos en la situación en la que hemos adquirido un compromiso en particular por el cual debemos poner todo nuestro empeño en lograr, aplicando un grado de responsabilidad y persistencia tal, que la mayoría de las veces no conseguimos culminar.

Esto es motivado a que la intensidad de disciplina con la que cuentan no es muy alta para considerar que pudiese ser empleada en la realización satisfactoria de las labores. El hecho de levantarse todos los días a una hora determinada, cumplir a cabalidad todas las actividades y cualquier otra meta que se haya propuesto, no resulta tarea fácil para todo el mundo.

Desde pequeños formamos parte de una familia, siendo ésta la encargada de ofrecernos abrigo, comida e higiene, cuando aún no podemos valernos por nosotros mismos. Una vez que crecemos y nos convertimos en adultos, podemos trabajar y obtener las cosas que requerimos para vivir y sobrevivir por nuestra propia cuenta.

En la Educación Inicial se nos enseña a relacionarnos con otras personas ajenas a nuestro grupo familiar, pasando posteriormente por la Educación Primaria Básica que nos da las herramientas básicas de la Alfabetización, además de formar nuestro intelecto con la utilización de Ejercicios Matemáticos, dando además la base de la Educación Secundaria o Preparatoria que nos sirve para posteriormente con la Universidad especializarnos en una profesión o actividad laboral.

Como parte importante de la educación de una persona, no solo debemos considerar a la disciplina como la impartida en el colegio, teniendo como autoridad a los maestros y docentes, sino que además debe ser aplicada en el hogar, con la figura de los padres o tutores que tengamos asignados.

La disciplina, como parte fundamental para lograr la homogeneidad perfecta entre éxito y hábito, es un tema importante de abordar. Es por ello que en este post tocaremos este tópico para que, en caso que quieras iniciar un trabajo personal de autodisciplina o perfeccionarlo, puedas tomar esto como una herramienta más para tu cometido.

¿Qué es eso de la disciplina?

Según el portal web definicion.de la disciplina es el método, la guía o el saber de una persona, sobre todo en lo referente a cuestiones morales. El concepto también se utiliza para referirse a una rama científica o artística.

La noción de disciplina, por lo tanto, puede estar vinculada al comportamiento o a la actitud de alguien. Se dice que la disciplina es buena cuando la persona respeta las reglas, las leyes o las normativas dentro de algún ámbito: “Insultar a una maestra es una falta grave de disciplina”, “Todos los jugadores tienen que respetar la disciplina impuesta por el entrenador”.

Ahora bien, la autodisciplina es el mejor medio para la realización satisfactoria de nuestras metas propuestas. Esta puede ser considerada como un tipo de entrenamiento selectivo, creando nuevos hábitos de pensamiento, acción y habla orientada hacia una mejora personal y el logro de objetivos.

La autodisciplina y el éxito

La autodisciplina es la capacidad de trabajar de forma sistemática y progresiva hacia una meta hasta que la hayas alcanzado, incluye el adquirir conocimientos y destrezas, es la capacidad de obsesionarse positiva y eficazmente, y esforzarse hacia un solo objetivo determinado sin rendirse, es la capacidad de trabajar día tras día, semana tras semana, y año tras año hasta que tu propósito este cumplido.

Cuando emprendemos el camino hacia una meta, nuestras fuerzas suelen estar integras. Tenemos mucho entusiasmo por lo que estamos iniciando el cual alimenta nuestra motivación inicial y este a su vez, nos da el empuje para seguir andando.

Sin embargo, paso tras paso, llega el desgaste y, si no echamos mano de la autodisciplina, corremos el riesgo de abandonar antes de llegar a la meta. Y es aquí donde tenemos que percibir la autodisciplina como algo positivo (o no tan negativo).

La autodisciplina es el poder de decir “esto es lo que realmente quiero de mi vida, y así es como lo lograré, y si tengo que abandonar otras cosas en el camino lo haré  porque vale la pena en el largo plazo”. Para ser auto disciplinado, puedes elegir desarrollar ese tipo de “obsesión” que ilumina como un faro en una tormenta.

Debes aprender a observar y dirigir tu camino hacia esa luz sin importar los inconvenientes que se te presenten o cuánto tiempo te tardes. Como un gran navegante, tú debes aprender a usar las destrezas que te pondrán en la dirección correcta, y debes seguir usando tus conocimientos habilidades y energías para permanecer en ese camino hasta llegar a tu destino.

¡Potencia tu autodisciplina!

Como lo importante es que puedas poner en práctica las diversas herramientas que te proporcionaré, toma lápiz y papel para que puedas anotar la que mejor te sienta, la apliques e inicies a ver el cambio.

1) Cambia tu actitud ante la disciplina

Es decir, en lugar de ver la obligación como un sacrificio o un engorro, darle el carácter de reto, por ejemplo.

¿Y lo bien que nos sentimos cuando hemos cumplido con el trabajo? Esa sensación nos hará sentir satisfechos con nosotros mismos y añadirá fondos a nuestra hucha de motivación.

2) Agenda una pequeña tarea para un momento del día. Practica un retraso deliberado

-Agende una tarea en particular para la mañana y otra para la noche. La tarea no debe llevar más de 15 minutos.

-Aguarde al momento agendado.

-Cuando se haya cumplido el tiempo, comience con la tarea. Repita el ejercicio por lo menos dos meses.

Ventajas: Agendar ayuda a centrarse en sus prioridades

-Centrándose en comenzar las tareas en lugar de completarlos, puede evitar posponer asuntos pendientes.

-Agende una tarea y aguarde al momento de comenzar; evite actuar por impulso.

-Siga el rastro de su progreso; al final del tiempo establecido, mantenga un registro de logros que se han ido construyendo a través del tiempo.

Ventaja: Realizar un registro ayudará a comprender cuanto tiempo consumen las tareas

-Si comienza a tener tiempo de sobra, llénelo con tareas más pequeñas, haga notas, planee otras tareas, etc.

3) Compromiso

Lucharemos por nuestras metas cada día haciendo lo que esté en nuestra mano. Si esa frase es vista como una promesa hecha a nosotros mismos que hay que cumplir, nos dará la energía necesaria para trabajar.

Por cierto, hablamos de energía y no de una presión agobiante. Una cosa es ser leal a uno mismo y otra es imponerse un nivel de auto exigencia excesiva.

4) Aprovechar el poder de la rutina

-En lugar de dedicar muchas horas un día, y ninguna al siguiente y luego unas pocas otro día y así sucesivamente, reserve un período de tiempo específico cada día de la semana para esa tarea.

-Manténgase firme.

-No fije otro objetivo que no sea reservar el tiempo. Simplemente habitúese a la rutina.

-Aplique esta técnica a sus tareas para el hogar o sus proyectos, verá como pronto estará encaminado a tener las cosas hechas.

Ventaja: Está realizando tareas en pequeños incrementos, no todo a la vez. Primero desarrollará un hábito, luego el hábito hará el trabajo por usted

Para conseguir la autodisciplina que necesitamos sólo hay que tomar pequeñas decisiones hoy. Mañana será otro día en el que los pequeños pasos que demos se sumarán a los que llevamos… Y así, a fuerza de vencer pequeños y continuos retos, llegaremos a nuestro objetivo.

No te pierdas el siguiente post en donde te hablaré un poco sobre aquellas cosas que nos alejan de la disciplina.

 

Emprendedora y Periodista en constante aprendizaje y crecimiento.
Me encanta hablar de emprendimiento y éxito, ¿por qué? #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This