Conociendo el Ego (Parte I)

Conociendo el Ego

Conociendo el Ego (Parte I)

Ego. Esa famosa palabra que día a día nos acompaña. Se habla mucho de él, a cada segundo, minuto…y poco sabemos sobre él. Dicen que es malo, que nos hace daño a nuestras vidas, que es el origen de todos nuestros problemas y hay que erradicarlo por completo de nuestras vidas. Pobre Ego, ¿cierto?

Si toda tu vida has tenido que lidiar con el Ego, pero no tienes ni la más remota idea de qué es exactamente y ni siquiera de qué hacer con él, en esta nota lo aclararé para ti. No se trata de erradicarlo por completo de tu ser, para nada. Con él se puede hacer algo muchísimo mejor y es lo que compartiré contigo.

¡Hola! Soy el Ego

Para la psicología, el Ego es la instancia psíquica a través de la cual el individuo se reconoce como “yo” y es consciente de su propia identidad. El ego, por lo tanto es el punto de referencia de los fenómenos físicos y media entre la realidad del mundo exterior, los ideales del superyó y los instintos del ello.

Básicamente, y sobre todo en entornos de espiritualidad y crecimiento personal, usamos la palabra “ego” para referirnos a esa idea que tenemos en nuestra cabeza que nos dice que somos una determinada persona, con un determinado cuerpo y una determinada personalidad.

Pero lo cierto es que el ego, en realidad, es la idea que cada persona tiene de sí misma. Si crees que eres una persona con unas determinadas características, tu ego será la imagen de esta persona; si crees que eres una parte de la naturaleza, tu ego será esa parte de la naturaleza; si crees que eres un foco de luz, tu ego será pura luz. Tu ego es aquello que tú crees que eres.

Por ende, el ego no se refiera al cuerpo ni a la personalidad, es simplemente la idea que tenemos de nosotros mismos. Y esto no tiene porqué ser negativo. Lo contraproducente es que esta idea sea ilimitada. Te explico el porqué:

Si piensas que eres una persona concreta, independiente de los demás, es muy fácil que en cualquier momento creas que debas luchar contra otras personas para poder defender tus intereses. En cambio, si crees que eres parte del Universo y que tu papel es contribuir para que todo fluya, entonces tu ego no será un problema.

El problema no es tener ego, el inconveniente está en que creas que eres una persona aislada del Universo. Si lo que quieres es tratar de convivir de forma armoniosa con el Ego, no puedes perderte mi próximo post.

“El ego es una máscara social, un papel que nos aleja cada vez más de lo que somos de verdad”

Emprendedora y Periodista en constante aprendizaje y crecimiento.
Me encanta hablar de emprendimiento y éxito, ¿por qué? #PorquePuedo

One Response

  1. Mauricio Cornejo Enero 28, 2017

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This