¡Cónoce a la procrastinación! ¡Enemiga mortal de la productividad!

Productividad

¡Cónoce a la procrastinación! ¡Enemiga mortal de la productividad!

El “arte” de procrastinar es algo que todos hacemos sin darnos cuenta y que afecta significativamente la productividad de nuestras vidas.

Si a veces te preguntas porqué tardaste tanto haciendo una tarea que te pudo llevar dos minutos hacerla, o si simplemente tenías muchos pendientes que realizar y al final del día no se logró demasiado, o nada. Atento porque seguro estas procrastinando.

Pero antes de seguir, veamos entonces que significa esta acción, si vamos a la Real Academia Española, procrastinación nos conduce a procrastinar cuya definición, que viene del latín “procrastinare” es: Diferir, aplazar.

La frase “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, se podría tomar como una guerra jurada a este enemigo de la productividad.

¿Cómo trabaja?
Sea antes o durante, este es el ciclo que sin percatarte vives:

productividad

Etapa 1: Predisposición a la ansiedad o incomodidad ante a esa actividad que hay que hacer o estás haciendo.

Etapa 2: De manera subconsciente tu cerebro buscará aliviar esa sensación estresante con otra cosa. Por eso, a la mayoría le dan ataques artísticos, pintas, bailas, revisas las redes sociales, entablas las conversaciones más interesantes. Todo a fin de evitar lo que realmente debes hacer. En ese momento encuentras interesante hasta un alfiler.

Etapa 3: Tu cerebro emocional, le envió esa información a tu cerebro lógico para que almacene esa actividad que hay que hacer, como dolorosa y que hay que evitar a toda costa. Por ende busca más distracciones y buscas imprimirle a esa inactividad algo de lógica con ayuda de tu cerebro pensante: “Aún hay tiempo”, “mañana será otro día”, “era inevitable hablar con la vecina”, “un momento de descanso no le hace mal a nadie” “el ocio también es necesario”, etc.

Puedes seguir por horas dándote excusas, pero cuando vuelves a recordar esa tarea pendiente que procrastinaste y dejaste de lado muchas veces, genera culpa o remordimiento, nuevamente el cerebro lo percibe como algo doloroso y vuelves al punto de partida.

Técnica para dejar de procrastinar:
Cuando te disperses, puedes detenerte en lo que estás haciendo, para enfocarse en lo que realmente debes hacer.

Una técnica muy efectiva es dar un golpe en la mesa o un aplaudir, el sonido te detendrá y el cerebro lo tomará como una voz de alto para reprogramar lo que está haciendo. Aprovecha esto para ir en función de lo que tienes que ejecutar.

Ahora que conoces a tu más grande enemigo, no dejes que gane terreno y no te permita ser exitoso con lo que emprendes.

Periodista transitando el hermoso camino del emprendimiento y el desarrollo personal.
Creo en la libertad y amo ayudar a construirla #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!