Asertividad, el camino más sabio hacia la defensa de nuestro ser

Asertividad, el camino más sabio hacia a defensa de nuestro ser

Asertividad, el camino más sabio hacia a defensa de nuestro ser

Todos, en algún momento de nuestra aventura por la vida, nos ha tocado hacer frente a situaciones en donde se nos hace un poco cuesta arriba mantener una posición firme en nuestras creencias y sentimientos. Las circunstancias nos acorralan y nos ponen entre “la espada y la pared”. Entonces, tomamos una decisión extrema para salir ilesos del “peligro” que nos asecha, ya sea rindiéndonos con total pasividad o luchando agresivamente. Cuando realmente, la solución más sabia es aplicar la asertividad.

La palabra asertividad deriva a su vez de aserto, que proviene del latín assertus, que expresa la afirmación de la certeza de una cosa. En otras palabras, es la habilidad de expresar nuestras emociones y pensamientos con asierto, lo que nos permite actuar con mayor seguridad en pro de nuestros derechos e intereses sin negar los de los demás.

Conductas erróneas

Existen tres conductas contrarias a la asertividad. La primera es no defender nuestros ideales por temor a ofender o herir a las personas con la que estamos discutiendo.

Esta respuesta pasiva no sólo se refiere a nuestro deseo de no perjudicar a un tercero, sino que nos abstenemos de comentar o preguntar algo por miedo a quedar ante todos como un ignorante.

El sistema de costumbres y creencias que se nos inculca desde niños está enfocado en su mayor parte a convertirnos en seres pasivos y sumisos sin darnos oportunidad de expresar lo que sentimos. Que a diferencia de o que muchos creen, no nos ayuda reamente pues nos vuelve, ansiosos e inseguros por lo saber decir lo que sentimos o lo que queremos ser. Este tipo de crianza afecta nuestra inteligencia emocional y en muchos casos se nos va de control y caemos en la otra falta de asertividad como son el comportamiento pasivo-agresivo y la agresividad.

Asertividad, agresividad y comportamiento pasivo-agresivo

No somos asertivos cuando dejamos que a ira domine nuestras acciones y nuestra boca, sin importar obtener en cuenta los sentimientos de la otra persona. Tampoco lo somos cuando lanzamos comentarios hirientes, descorteces o maleducados al fin de proteger nuestras opiniones. Este es un comportamiento extremo, pero qué pasa cuando no se tiene e valor d defender los derechos, pero tampoco se quiere dejar que el otro pase sobre nosotros. A esto es lo que se conoce como pasivo-agresivo.

Sin la suficiente valentía para fijar nuestra posición, pero con el coraje de no querer soportar injusticias o malos tratos. Esto hace que la persona no confronte directamente, sino que lo haga a través de comentarios críticos enmascarados que van con esta intencionalidad.  Si la situación a la que se expone es constante, y su defensa no han surtido efecto; como lo es en la mayoría del caso, tiende explotar en un arranque emocional de agresividad.

Línea de control

La asertividad no es un recurso que siempre pueda prevalecer en nuestras acciones, en muchos casos, podemos actuar más o menos eficientemente debido a que las situaciones y estados de ánimos son diversos. Sin embargo, e condicionarnos a nosotros misma a actuar en una línea que vaya en pro de esta puede darnos clara ventaja para ejecutarla con efectividad ante la adversidad.

Esta línea media de entender y respectar las opiniones de os demás, sin dejar que estos afecten nuestro propio sistema de creencias ni minimizarnos, es una característica de alguien asertivo. Se puede decir que es una conducta comunicacional que encuentra el correcto punto intermedio entre os dos extremos como lo son la agresividad y a pasividad.

Una persona asertiva sabe que auto-conocimiento es la mejor herramienta para expresar y defender nuestros gustos, preferencias y creencias. Podemos hacerlo, sin que nos genere culpabilidad.

A asertividad nos permite tener e derecho propio de equivocarnos y cambiar de parecer por nosotros mismos. Reconocer cuando no sabemos algo sin que esto sea motivo de vergüenza.

Recuerda entonces cuando alguien te critique o pida algo que no quieres hacer, recuerda tus valores propios y sé asertivo. Porque el camino más sabio hacia la defensa de nuestro ser, está pavimentado por la asertividad

Periodista transitando el hermoso camino del emprendimiento y el desarrollo personal.
Creo en la libertad y amo ayudar a construirla #PorquePuedo

Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe nuestras mejores publicaciones en tu correo electrónico

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This